El perfume y la mirada se alían en The Shock de YSL

YSL-1607-TheShock-Collection-r1

Fresco y revitalizante, así es el nuevo perfume de YSL dentro de su línea Black Opium: Shock. Impacta tanto como si se tratase de un destello de flores perfumadas. Una dosis de pura sensualidad que YSL ha querido combinar con la mirada. Para ello, ha lanzado también la máscara volumen Effet Faux Cils The Shock, que recubre las pestañas con su oscura intensidad e increíblemente sexy. Con una gran sencillez, la máscara viste la mirada para lograr un efecto impactante, voluminoso e hipnótico. Así pues, por un lado se encuentra una declaración de sensualidad suave y delicada gracias al perfume y, por otro, una expresión de una gran intensidad concentrada en la máscara de pestañas.

Black Opium Floral Shock es una fragancia totalmente inédita que, sin embargo, lleva en su estela la reconfortante y familiar nota de café, ingrediente icónico de Black Opium. Además, impacta con su tensión único entre el ardiente erotismo y la frescura más desenfadada. Se trata, pues, de una nueva interpretación delicada con un acorde de freesia, un suave toque a cítrico verde de bergamota y aroma a pera dulce que se entremezcla con la sensualidad ardiente del acorde dorado de gardenia y flor de azahar. Tierna, voluptuosa y cálida como la repentina intensidad del sol de invierno, de ahí que sea ideal para esta época del año.

Con un estuche que recuerda a un caleidoscopio y el icónico logotipo Cassandre, que se reinventa a través de los códigos de la firma Black Opium, se adorna ahora con destellos negros sobre espejos de color malva. En el interior, el impacto es absoluto. Una esencia rosa, preciosa y resplandeciente, que atraviesa el corazón del frasco envuelto en mil y un destellos, como si de un sol ardiente se tratase. Su carácter táctil exige que la toquen; su superficie fría, rugosa y deslumbrante invita a salir al encuentro de su sensual elixir.

Los perfumistas de esta nueva fragancia han sido Nathalie Lorson, Marie Salamagne, Honorine Blanc y Olivier Cresp, quienes comentan que se trata de un perfume que tiene que ver con la idea de la innovación, “de sentir algo completamente nuevo que nos sorprende y cuyo aroma deseamos volver a apreciar. Cuando presentamos por primera vez Black Opium, la fragancia provocó un auténtico impacto con su sobredosis de café, cuyo acorde se combina de manera elegante con las envolventes notas florales. Sugería una especie de transgresión, de excitación, de adrenalina que le daba a los familiares aromas del café una nueva y adictiva dimensión, deliciosamente femenina”.

Mientras, la máscara volumen Effet Cils The Shock está inspirada en la superficie negra y espesa del asfalto urbano aún templado. Una fórmula patentada única que ha logrado que sea una de las más espesas de las máscaras jamás creadas por YSL. Su textura se desliza a la perfección sin dejar grumos, consiguiendo un resultado intenso en las pestañas, perfecto de la raíz a las puntas. Se presenta en dos tonos: Noir Asphalte, un negro mate oscuro y profundo; y Bleu Underground, un azul oscuro ‘smoky’. Es fácil de aplicar, ultraligera, y con resultados de larga duración.

La máscara cuenta con una tapa metálica rosa dorado y un tubo negro y rosa metalizado, una imagen que expresa un carácter completamente inédito y que va a conjunto con el perfume. Su ingenioso cepillo es más largo que los habituales y muestra una forma simétrica curvada. Cuando el cepillo se introduce en el tubo se impregna con la dosis justa de la fórmula y cubre las pestañas, en cada aplicación, creando el volumen increíble. El impacto de la expresión más intensa en un abrir y cerrar de ojos.

¿Quién dijo que mirada y perfume no se podían combinar?

Deja un comentario

Buscador de productos