La base de maquillaje perfecta para tu piel

Elegir el tono, textura y formato de tu base de maquillaje parece fácil, pero es una tarea que no siempre sale bien a la primera. Hoy en día en el mercado existen multitud de opciones para elegir la base de maquillaje perfecta para tu piel; existen también multitud de formatos y de texturas que se adaptan a cada piel. Hoy te contamos los trucos definitivos para elegir la base que necesita tu piel.

Primer paso: texturas

Las bases fluidas son ideales ya que se adaptan a todo tipo de pieles. Una de sus ventajas es que se aplican con facilidad y permiten unificar el tono de la piel ofreciendo un resultado espectacular y de lo más natural.

Las bases compactas están diseñadas para pieles mixtas y grasas ya eliminan brillos y unifican el tono. Su aplicación no es apta para todos los públicos ya que su acabado puede ser algo menos natural

Las bases en mousse son ligeras y aportan un acabado aterciopelado muy agradable. Además son aptas para todo tipo de pieles.

Las bases de maquillaje en crema hidratan y aportan un tono natural y delicado. Son las más recomendadas para las pieles secas y con falta de hidratación.

Segundo paso: acabado

Normalmente podrás encontrar acabados hidratantes, matificadores, iluminadores o rejuvenecedores. Cada uno de ellos, recomendado para un tipo de piel o para una ocasión diferente.

Los acabados hidratantes contienen ingredientes nutritivos para dejar la piel hidratada. Ideales para pieles secas y para ocasiones en las que queremos disfrutar de una tez nutrida y con el agua suficiente.

Los acabados matificadores están diseñados para acabar con los brillos. Creados para las pieles más grasas o mixta ya que la mayoría de ellos son oil free.

Para aquellos rostros más castigados y apagados, los acabados iluminadores son la mejor opción para devolver la luz al rostro.

Para aquellas ocasiones que busques componentes reafirmantes, los acabados rejuvenecedores son para ti.

Tercer paso: el tono perfecto

Este paso es el culpable de conseguir el acabado natural que estás buscando. debes asegurarte que es el mismo tono que tu piel o el más parecido posible. De esta forma, crearás un lienzo perfecto.

Antes de hacerte con el tono elegido, prueba varios de ellos. Se recomienda hacer la prueba en el cuello para neutralizar el tono del rostro y adaptarlo al color del resto de la piel.

Cuarto paso: la preparación de la piel.

Uno de los mejores trucos para hacerte con la base perfecta es la preparación de la piel previa. Cuando mejor cuides tu piel, más se notará con tu base de maquillaje.

Las pieles libres de impurezas, cuidadas e hidratadas lucen con un aspecto mucho más radiante con el uso de bases de maquillajes. Evitarás el temido efecto de desaparición del maquillaje a las pocas horas, ya que la piel tendrá todos los nutrientes necesarios y no absorberá el maquillaje por su falta.

Si quieres saber cómo realizar una limpieza facial perfecta para lucir una piel perfectamente cuidada, te dejamos nuestro post sobre limpieza facial haciendo clic aqui.

Deja un comentario

Buscador de productos